Primero fue el abrazo de un río

Cuando el sol se ponga, o cuando aparezca, o guarecido de él, en las horas lentas, pregúntale al mar qué es la tierra. Pregúntale antes de que el estío se haya llevado por delante todos los interrogantes. Revuelve con tus dedos el agua, observa la naturaleza de las ondas. Sigue esa flecha azul.

Si somos agua, los ríos son nuestros hermanos. No se trata sólo de una licencia poética. En octubre del año 2012 el gobierno de Nueva Zelanda declaró “persona jurídica” al río Whanganaui, es decir, goza de las garantías constitucionales con las que cuenta cualquier ciudadano neozelandés. No, no es una locura sentir amor por los ríos.

El verano del año 2000 recorrí el río Ebro a pie, del nacimiento a la desembocadura. Aquel viaje duró 43 días. Partimos junt@s de un lugar incierto del Pico Tres Mares (Cantabria), en el que nacen cientos de hilos azules que se enhebran hasta llegar al mar y no dejamos de conversar. Aquel encuentro dio lugar a un relato que llamé “Una alcoba en la que duerma el río“. Aquel año los movimientos en defensa del Ebro lograron que el cauce no fuera trasvasado, sin embargo la ambición no descansa y el 28 de febrero de 2014, el Consejo de Ministros aprobó el Plan Hidrológico de la Cuenca del Ebro. La nueva normativa amplía en un 50% el número de hectáreas de regadíos que se nutren del río durante su trayecto hacia el Mediterráneo, agua que se desvía antes de llegar a la desembocadura.

Quieren desangrar el Ebro.

Meses después de aquella normativa me convertía en la marinera del barco solar de WWF, aquel año la organización ecologista terminó su campaña #Embárcate2014 en la desembocadura del Ebro, enlazándose con la Plataforma en Defensa de l’Ebre (PDE) para defender la vida. Es decir, volvía a encontrarme con él, como si me hubiera tragado uno de sus remolinos.

 

 

Formar parte de aquel encuentro, con un millar de personas exclamando su compromiso con el Ebro, fue especialmente emocionante: volvía a encontrarme con él, pero esta vez no lo hacía sola entrando por la boca en la que yo desemboqué hacía ya muchos años.

 

 

 Fue un extraño beso: a la que fui, a la que no soy, al río que permanece, al que se fue, a todo lo que aún está por suceder, al compromiso que no conoce los límites del tiempo ni del espacio…  Por eso, porque hay asuntos que más que eternos son constantes, aquí dejo los 43 consejos que hace años el Ebro me susurró al oído. Porque los ríos, cuentan.

  1. “Inicia el día realizando algo que nunca hiciste y no habrá jornada que no partas de viaje”
  2. “Cuándo comienzas a narrar lo desconocido no haces otra cosa que hablar de ti mismo. Escúchate”
  3. “Los animales nos observan y llegan a sus propias conclusiones. Revisa tus relatos desde la base” 
  4. “Escucha los secretos ajenos: La libertad termina donde empieza el miedo” 
  5. “Pregúntale al río cómo llegó hasta aquí y verás cuántos caminos”
  6. “Los senderos hechos por los pies nunca son rectos. Tenlo en cuenta a la hora de narrar la vida”
  7. “Recuerda que un defecto no es más que una virtud en demasía, harás personajes muy humanos”  
  8. “Las dos orillas del río son diferentes, sin embargo, juntas llevan el agua al mar (Por si quieres reescribir las historias de amor)” 
  9. “Cuando pongas un The End en tu historia piensa que no es más que un punto y coma, al fin y al cabo en la vida todo final tiene un después” 
  10. “En la naturaleza las formas hablan del proceso; tu cuerpo explica tu forma de entender la vida (la locuacidad de un desnudo)” 
  11. “Cuando te preguntes quién eres, recurre a la resonancia, comprenderás hasta qué punto los humanos son capaces de olvidar que son seres vivos” 
  12. “Camina, sonríe, abraza tu destino… Y descubrirás a la buena gente” 
  13. “Ten hambre, sostenla, sáciala en compañía. Al terminar, cuenta tu mejor historia… Verás qué sucede”
  14. “Cuando sientas que has alcanzado la cima, haz una labor humilde. Entenderás a los torrentes, reirás como ellos” 
  15. Vagabund@s suci@s, de pies doloridos, alegres y desastrad@s. Observa: Ellas, casi siempre, van solas”
  16. “Toda persona que inicie un proceso creativo necesita perder el miedo a la desorientación, porque es necesaria, porque es germinadora”
  17. “Aprecia lo constante. Conversa con la niña que siempre va contigo. Cántate bajito”.
  18. “Pregúntale a tus manos, pregúntale a tus pies… Ellos te dirán cuál es tu nombre”
  19. “Cuando te falten las fuerzas y tu orgullo se quede sí respuestas, confía. Sentirás una gratitud estremecedora” 
  20. “Camina y deja que las palabras salgan, te sorprenderán las cosas que guarda la punta de tu lengua”
  21. “Quien no se renueva muere. Tus células saben cómo cambiar los cuentos” 
  22. “Observa el comportamiento del agua y encontrarás otro tipo de soluciones” 
  23. “Cuando no sepas cómo resolver, haz algo pequeño lo mejor que puedas… Será como tirar de un hilo”.
  24. Párate, respira: el miedo es un mal lujo”
  25. “A sueños de grandeza, despertares humildes… Susurran las olas”
  26. “Cada vez hay más palabras y menos árboles. Reduce lo que dices, multiplica tus actos”
  27. Recuerda cómo traban su amistad l@s niñ@s: Les dejan un sitio en su juego… y ya está. Comparte de ese modo”
  28. “Dn los márgenes de los ríos se multiplica la vida. Sé marginal. Olvida los tronos. Germina”.
  29. “¿Cuántas gotas lleva un río? Búrlate de las cifras”.
  30. “Mide el tiempo en pasos, en besos, en actos, en verbos… Y harás reversible la vida”.
  31. “Vivir significa llevar la contraria a la entropía. Tiende al desorden. Lo natural es la rebeldía”
  32. Imagina que un río es una risa que inicia su curso en la comisura de tu boca, y sentirás hasta qué punto la naturaleza sonríe”.
  33. “Llevamos en la cabeza un planeta de detalles y deseos. Las fronteras no están donde nos han dicho”
  34. “Contempla el río. ¿Qué es el movimiento? (Fluye, gira, serpentea…) Y ahora !Baila!”
  35. “Ante los grandes problemas, lo más práctico es pegarse a ellos dar numerosas, constantes y pequeñas soluciones”
  36. “En medio del conflicto está la solución. No temas”

  37. “Los relojes hicieron del tiempo un destino y llenaron el aire de autopistas invisibles. Olvídate de las horas, de los días, de los años”
  38. “Despréndete, como la fruta que cae del árbol, y le darás un giro a las despedidas”

  39. “Cuestiona tus procesos creativos. En la naturaleza el tiempo y los métodos son conceptos germinadores”
  40. “El planeta se deshace. Los ríos mueren antes de llegar al mar. Vive de otra manera. Sé azul”
  41. “La vida es vida hasta el último aliento. Rebaña los instantes”

  42. “Por si el universo fuera una larga víspera y vivir un constante duermevela… practica la alegre vigilia”
  43. “Lo más hermoso de los finales no son las conclusiones, sino la gratitud. Sonríe”  
 
image

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s